Encuentro y Excelencia

La experiencia del “encuentro” es un rasgo esencial de nuestra identidad como comunidad Adoratriz. Es propio de nuestro ser y de nuestra naturaleza. Surge desde nuestro Ideario y se manifiesta en nuestro Proyecto Educativo.

El encuentro nos enriquece, nos permite desarrollarnos como personas íntegras, nos posibilita conocer y desplegar todas nuestras capacidades, pacificar nuestro corazón, vivir en forma consciente quiénes somos y hacia adónde vamos, experimentando un encuentro profundo con Dios, con el ser que estamos siendo hoy, con los demás y con toda la Creación.

Esta manera de vivir la experiencia de encuentro nos une más a Dios y a los demás, en un vínculo de amor y de servicio que se encarna, se irradia y se comunica a la manera de Jesús Eucaristía.

La excelencia que buscamos no se basa en sobresalir por encima de los demás o aspirar a ser los mejores en comparación con otros. No es ésta la excelencia que buscamos, sino un sincero deseo de dar lo mejor de nosotros mismos, de caminar en un proceso de auténtico conocimiento y desarrollo personal, donde aceptamos quiénes somos y descubrimos en nuestro interior un manantial desbordante de posibilidades y dones, que al desplegarlos nos van constituyendo en una mejor persona y en la mejor versión de nosotros mismos. Es un proceso hermoso de crecimiento y transformación personal.

Es ésta la excelencia de la que hablamos. Excelencia que se pone de manifiesto en actitudes y gestos concretos desde los valores evangélicos que son capaces de transformar y mejorar el mundo.

Encuentro y Excelencia es nuestra Identidad.

NUESTRA IDENTIDAD

Copyright 2020 - Instituto Stella Maris Adoratrices